Para otros usos de "Germán", véase Germán (desambiguación).

German Palomares Pizarro
Germán Palomares (encapuchado).png

Serie: La que se avecina
Sexo: Masculino
Frase: ...
Ocupación: Criminal/ladrón/estafador/empresario(cuando se alojaba en Montepinar)/desconocida
Familia: Doña Fina (hermana mayor)
Diego Tejada (sobrino)
Juan de Dios Tejada (cuñado)
Elena Tejada (sobrina)
Hermana desconocida
Primera aparición: Un usufructo, un striptease y una visita al moroso y Un delfín, dos huevones y un moroso muerto

Germán Palomares Pizarro (mayormente conocido como el Moroso) es un personaje de la serie La que se avecina, actuando como el antagonista principal de la serie, especialmente de la primera, tercera, y duodécima temporada.

Inicialmente un completo misterio andante, el Moroso nunca se mostraba ante ningún vecino y actuaba de manera extraña. No es hasta la tercera temporada cuando, tras marcharse del edificio, su identidad e historia son investigadas y descubiertas. Los últimos detalles desconocidos se terminan revelando en su regreso en la duodécima temporada, finalmente mostrando su rostro en pantalla en el último episodio.

Historia[editar | editar código]

Pasado[editar | editar código]

Germán participó en una peña quinielística con un grupo de gente. El boleto de la peña salió ganador, pero Germán robó el boleto y se fugó con los tres millones de euros. Buscando un sitio para ocultarse, Germán compró el 2ºC de Mirador de Montepinar, siendo uno de los primeros en comprar un piso en el inmueble junto al 1ºA y el 1ºC vendidos a Antonio y Berta. Para ocultar su identidad y no causar sospechas, todas sus gestiones las hacía a través de una empresa.

A pesar de no salir de casa, Javi y Leo supieron que el 2ºC estaba vendido debido a sus cargos como presidente y vicepresidente, pero al cobrar las cuotas de la comunidad, no recibieron nada de Germán.

Primera temporada[editar | editar código]

Cuando Leo recibió todas las cuotas de la comunidad, menciona que el 2ºC es el único piso que todavía no ha pagado a pesar de que otros morosos como Antonio y Enrique sí han logrado ponerse al día. Es entonces cuando los vecinos ajenos a los cargos presidenciales descubren la existencia del misterioso propietario del 2ºC, si bien Goya sí le había escuchado tirar de la cadena del váter.

Debido al hecho de que nunca pagaba la comunidad, se ganó el mote del Moroso. No tuvo buena relación con los vecinos sobre todo porque cada vez que le preguntaban algo, siempre mandaba una nota por debajo de la puerta en la que respondía de forma maleducada insultando de forma grosera.

Al punto de deber 822 euros, Javi, Leo, Maxi y Coque contratan a un matón llamado Ginés para intimidar al Moroso, dándole solo los únicos datos que tenían de él: su piso y su plaza de garaje, en la cual Vicente estaba aparcando su coche debido a que el Moroso no tenía coche. Sin embargo, debido a que Ginés se equivocaba pegando a Antonio y a Vicente, prescindieron de sus servicios, pero la equivocación provocó el inicio de un profundo rencor de Antonio hacia el Moroso.

Germán llamando a un taxi capitulo 1x10.PNG

Por algún motivo, Germán llamó a un taxi y se fue durante unos días de la comunidad con unas maletas, cosa que Goya vió aunque no logró ver su cara. Los vecinos aprovecharon la ocasión para colarse en su vacía casa y arreglar una gotera existente en casa de los Recio, descubriendo que Germán tenía aire acondicionado y un siniestro corcho en su habitación lleno de fotos, cartas del banco y notas de todos los vecinos, asustando así a los vecinos. Maxi, Coque y los Recio se quedaron en su casa para disfrutar del aire acondicionado, pero durante la siesta, Germán vuelve y los encierra dejándolos sin agua, sin aire acondicionado y con el tiempo sin luz. Finalmente, Germán llama a la policía para sacar a los cuatro de su casa, retirando los cargos y enfureciendo aún más a Antonio.

Por último, Leo ofrece a Germán jugar en el torneo de padel para decidir el tema de los toldos, pero el Moroso se negó de mala manera.

Segunda temporada[editar | editar código]

El papel de Germán se reduce a unas pocas menciones.

Su único acto en la temporada fue negarse de mala manera a ser el padrino de Leo en su boda con Nines cuando este se lo preguntó, sin bien el Moroso le propuso pedírselo a Coque, quien aceptó.

Tercera temporada[editar | editar código]

Tras dos años ocultándose en Mirador de Montepinar, Germán es localizado por un detective contratado por Damián, un compañero de la peña quimielística a la que pertenecía Germán. Damián llega al 2ºC, pero en plena discusión, Damián murió de un infarto, lo que hizo que Germán huyera dejándose con las prisas el dinero del boleto en un edredón. Tras ello, Germán trató de recuperar su dinero, pero es descubierto por Enrique, Antonio y Coque, escapando de nuevo. Sin embargo, estos no supieron que él era el Moroso debido a que daban por hecho de que Germán era el fallecido Damián.

Cuando se organizó la "subasta" de los bienes del Moroso(Germán Palomares) entre los cuales se encontraba el edredón que se llevaron Izaskun y Mari Tere, Germán volvió a su casa para buscar dicho edredón, pero vio que no estaba.

Por otro lado, Antonio se dedicó a investigar la vida del Moroso para intentar cobrar su deuda, descubriendo que era homosexual y que había llevado su coche a un taller. Al localizar a un dentista que mantuvo una relación con Germán, este reveló que el fallecido Damián no era Germán al ver una foto del cadáver.

Posteriormente, Germán amenazó a Enrique con matarle si en 24 horas no le devolvían su dinero, pero este hizo caso omiso a su amenaza y devolvió el dinero a la policía. Tras ello, Germán secuestró a Enrique trasladándolo a un zulo y pidiendo a la comunidad un rescate de tres millones de euros, la misma cantidad del importe del premio del boleto.

Cuarta temporada[editar | editar código]

Germán tras secuestrar a Enrique.

Durante cuatro meses, Germán torturó y traumatizó a Enrique, dejándole con las ratas que había en el zulo y negándole un teléfono para hablar con su hijo. El día de nochevieja, Germán escapa y los policías logran liberar al rehén. Actualmente, Germán está en busca y captura, aunque se encuentra en paradero desconocido.

Quinta temporada[editar | editar código]

Cuando Enrique vuelve a Mirador de Montepinar y acepta ser el vicepresidente, menciona a Germán cuando revela en una junta que la deuda total de los vecinos más la deuda que Germán dejó en Mirador de Montepinar, es de 35.720 euros.

Sexta temporada[editar | editar código]

El moroso aparece de nuevo en el 6x06 cuando se sabe que su piso ha sido embargado y que el banco lo ha puesto a la venta. Sin embargo, Germán logra timar a la comunidad de vecinos: con dos cómplices, finge una venta de una falsa sucursal a los vecinos, que deciden adquirir el piso sin saber que era falso.

Un poco más tarde, en el mismo episodio, se ve a Germán entrar en un coche, donde sus aliados le dan un maletín con el dinero que habían pagado los vecinos por el piso, aunque una vez más, no se le ve el rostro, sólo sus piernas.

Duodécima temporada[editar | editar código]

En algún momento antes de la octava temporada, tuvo lugar el juicio de la peña quinielística contra Germán, pero salió absuelto por falta de pruebas y logró recuperar los tres millones de euros.

A pesar de recuperar dicho dinero, y de haber timado a sus antiguos vecinos de Montepinar robándoles dinero, Germán siguió guardando rencor hacia ellos. Contactó con su hermana mayor, Doña Fina, y se las arreglaron para que el yerno de ésta le comprara el antiguo piso de Germán para mudarse allí. Germán pagaría a su hermana para que le hiciera la vida imposible a sus vecinos, algo que ella disfrutaría de todos modos. Para ayudarla, Germán le contó todos los detalles que recopiló de todos ellos.

Años después, ya en la duodécima temporada, Germán entró en un chanchullo en relación con la futura construcción de la autopista M-60. Entonces, ideó su venganza final contra Mirador de Montepinar aprobando el proyecto de expropiación del edificio para construir la autopista en su lugar, derribando el edificio y dejando sin hogar a sus vecinos al pretender entregarles unas indemnizaciones bastante pobres.

Si bien su plan iba yendo a la perfección a pesar de los intentos de los vecinos de detenerle, en el último episodio Doña Fina termina rebelándose contra él al descubrir que recuperó los tres millones de euros y no la dijo nada. Fina chantajea a su hermano con desvelar todos los crímenes que había cometido, de modo que a Germán no le queda más remedio que darles a los vecinos unas indemnizaciones generosas repartiendo los tres millones de su propio bolsillo.

Personajes que lo mencionan
El Moroso Mote del edificio
El moroso cabrón Antonio

Apariciones[editar | editar código]


Galería[editar | editar código]

Curiosidades[editar | editar código]

  • Antonio utiliza este nombre durante sus investigaciones, bien para intentar hacerse pasar por él, o simplemente para que no le reconozcan.
  • Es el hermano de Doña Fina, lo dice ella en un episodio de la duodécima temporada.
  • En ningún momento se revela la razón de las fotografías de su habitación.
  • Le gusta la comida china y los hombres.
  • En la primera temporada, Vicente menciona que Germán no tiene coche, pero en la tercera temporada se ve que sí tiene.
  • En la sexta temporada consigue timar a todos los vecinos sacándoles 60.000€. Todo el plan fue llevado a cabo por dos desconocidos que parecen trabajar para él.
  • En la segunda parte de la duodécima temporada, se revela que la expropiación del edificio es su plan de venganza.
  • Su apariencia anciana en la duodécima temporada dista bastante de los pequeños avistamientos que se tuvo de él en las temporadas tempranas, donde parecía ser bastante más joven. Cabe destacar que nunca llegó a tener un actor establecido antes de la temporada 12.
  • En la temporada 12 se menciona que, debido a que salió libre del juicio de la peña quinielística por falta de pruebas, Germán estaba limpio de antecedentes penales. No se tiene en cuenta que estaba en busca y captura por el secuestro de Enrique.
  • De los vecinos de Mirador de Montepinar, únicamente Doña Fina (su hermana), Enrique Pastor, y Amador Rivas son los únicos que han llegado a verle la cara a Germán.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.